Etiqueta: crisis


Piden Obispos venezolanos manifestarse de forma pacífica en mega marcha

El pueblo de Venezuela se vio cimbrado en días pasados por la noticia del supuesto golpe de Estado perpetrado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) contra la Asamblea Nacional, lo que desencadenó una serie de protestas que alcanzarán su cumbre este miércoles, 19 de abril, en una mega marcha en contra del Gobierno de Nicolás Maduro y la crisis por la que atraviesa el país sudamericano. 

Ante tal escenario, la Iglesia venezolana no se muestra indiferente y exhorta a sus conciudadanos a defender el derecho de libre manifestación, para exigir un gobierno democrático que escuche el clamor de su gente, garantice su seguridad, dignidad y bienestar social.  

Con un comunicado, la Conferencia Episcopal Venezolana reconoce que cuando un Estado desconoce la democracia, pierde legitimidad en su desempeño, pues “su función es la defensa de todos los ciudadanos independientemente de su ideología política”. También lamentan que, actualmente, el país atraviesa por la concentración de los poderes públicos en un solo poder. 

Por lo tanto, los obsipos animan a los venezolanos a manifestarse, mediante una vía pacífica, y sin restricciones. Esto por el anuncio del Presidente Maduro de activar el llamado “Plan Zamora”, que da el poder a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para mantener el orden interno después del supuesto golpe, lo que está creando un clima de temor entre los manifestantes.

“La protesta cívica y pacífica no es un delito. ¡Es un derecho!  Su control no puede ser una represión desmedida.  La Constitución Nacional  la garantiza, las leyes la amparan. La sociedad la reclama y la protege. La Iglesia acompaña y exhorta a los ciudadanos para que sea pacífica.  Las marchas cívicas deben ser libres sin más restricciones que las que se derivan del deber de respetar la vida, la propiedad y el bien común” escriben en el documento.

Finalmente, la Conferencia pide a los manifestantes actuar de manera respetuosa y pacífica en lo que se espera sea una de las más grandes marchas en contra del actual gobierno.

PRESIDENCIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA

COMUNICADO

LOS VENEZOLANOS EXIGIMOS EL RESPETO A NUESTROS DERECHOS CIVILES Y A TODOS NUESTROS DERECHOS.

1. En estos momentos de gran confrontación política, la Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana hace a todos los venezolanos un llamado a  rechazar  cualquier manifestación de violencia y a respetar los derechos de todos y cada uno de los ciudadanos.

2. La democracia se caracteriza, ante todo, por el respeto y protección de los derechos de los ciudadanos. Cuando el Estado (o el Gobierno) los desconoce  o irrespeta, deja de ser un Estado democrático, pierde legitimidad en su desempeño, pues su función es la defensa de todos los ciudadanos independientemente de su ideología política. Los ciudadanos conservan sus derechos, pero los ven disminuidos o anulados. Hay otros factores que niegan la democracia,  como es la concentración de los poderes públicos en manos de un solo poder. Esta es la situación actual de Venezuela.

3. Defender los derechos humanos fundamentales,  la vida, la libertad, la salud….y los demás derechos de los ciudadanos, es un deber de todo ser humano. Es también un derecho y un deber de la Iglesia y de todos los creyentes, pues lo derechos humanos y civiles no pertenecen exclusivamente al ámbito de lo socio-político sino también al religioso. Para los creyentes, en efecto, Dios es el autor de la vida y su protector. El mandato divino “No matarás” es una defensa de la vida. En esta misma línea se inscribe el mandato de proteger la creación y promover una ecología integral.

3. Para los creyentes en Cristo, el mandato va más allá del “No matarás”.  En el Evangelio, Jesucristo nos manda: Amen a sus enemigos, recen por los que los persiguen (Mt 5,46).El cristianismo es el primero y fundamental humanismo,  fundamentado en la voluntad de Dios, lo que El quiere para la humanidad, y en su palabra.

4. La protesta cívica y pacífica no es un delito. ¡Es un derecho!  Su control no puede ser una represión desmedida.  La Constitución Nacional  la garantiza, las leyes la amparan. La sociedad la reclama y la protege. La Iglesia acompaña y exhorta a los ciudadanos para que sea pacífica.  Las marchas cívicas deben ser libres sin más restricciones que las que se derivan del deber de respetar la vida, la propiedad y el bien común.

5. La Conferencia Episcopal Venezolana respalda en todos sus aspectos las declaraciones y actuaciones de los Señores Cardenales Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas, y Baltazar Porras, Arzobispo de Mérida, y de otros pastores de nuestra Iglesia.

6. La Conferencia Episcopal Venezolana pide a todos los ciudadanos, a los creyentes en Cristo y a los hombres y mujeres de buena voluntad, actuar según la recta conciencia, los principios democráticos y las leyes del país, así como ejercer el derecho a la manifestación y protesta pública de manera respetuosa con las personas y propiedades y de modo responsable y pacífico. Cristo Resucitado llama a todos a compartir gestos de reconciliación y a “la búsqueda de válidas soluciones pacíficas antes las controversias, para el progreso y la consolidación de las instituciones democráticas, en el pleno respeto del estado de derecho” (Papa Francisco, Bendición Urbi et orbi, 16.04.2017)

7. La Conferencia Episcopal Venezolana exige al Gobierno, particularmente al Ministerio Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, a la Guardia Nacional y a los Organismos Policiales respetar en sus actuaciones  la dignidad de las personas y el derecho a la libre expresión de la protesta y manifestaciones pacíficas y democráticas.

8. Que Jesucristo Resucitado y su Santísima Madre nos alcancen del Padre Celestial la iluminación para celebrar el  histórico 19 de Abril con dignidad, respeto y paz.

18 de abril 2017

PRESIDENCIA DE LA CEV

Leer más

Ante crisis en Venezuela, Obispos animan la esperanza y solidaridad

Venezuela vive días de incertidumbre. El Tribunal Supremo de Justicia anunció el jueves pasado que adquirirá las funciones de la Asamblea Nacional, lo que indica que el poder legislativo pasará a manos de Nicolás Maduro, presidente del país. Dicha medida representa un auténtico golpe de Estado y asevera la crisis económica, social, política que están viviendo los venezolanos.

Ante el panorama, la Conferencia Episcopal Venezolana considera que lo acontecido es una nueva crisis nacional que lesiona la democracia de la nación. Además, señalan a través de un comunicado, son decisiones moralmente inaceptables, porque perjudican principalmente a la población.

“En nuestra condición de pastores de la Iglesia Católica, sentimos que estamos ante unas ejecutorias que desconocen e inhabilitan el órgano público que representa la soberanía popular, en función del ejercicio omnímodo y unilateral del poder, sin tomar en cuenta a la gente” expresan los Obispos.

La Conferencia también señala que una nación sin parlamento es “un cuerpo sin alma”. Esto debido a que la Asamblea Nacional es la voz del pueblo y, al pasar al Tribunal Supremo de Justicia, perderá el objetivo de responder a las necesidades de los venezolanos, trayendo consigo arbitrariedad en la toma de decisiones, así como corrupción y abriendo camino hacia una posible dictadura.

“Más allá de las consideraciones jurídicas y constitucionales, la eliminación de la Asamblea Nacional, suplantándola por una representación de los poderes judicial y ejecutivo, es un desconocimiento absoluto de que la soberanía reside en el pueblo y de que a él le toca, en todo caso, dar su veredicto” subrayan en el comunicado.

Asimismo, los Obispos señalan que es indispensable crear medidas e iniciativas innovadoras que construyan una convivencia libre, justa y fraterna. Por lo tanto, exhortan a Venezuela a considerar opciones para proteger sus derechos a través de la desobediencia civil, las manifestaciones pacíficas, por ejemplo.

Finalmente, y con la Semana Santa próxima, la Iglesia venezolana continuará animando la esperanza, la alegría y la solidaridad en la población, a través de las celebraciones litúrgicas y actos piadosos. 

Leer más

Obispos de España acompañan organismos a favor de los migrantes

Según cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), tan sólo en lo que va del 2017, un total de 25 mil 829 inmigrantes y refugiados ingresaron en Europa. Lo que ha provocado una crisis humanitaria en toda la Unión Europea. 

Por su parte, la Comisión Europea ha creado recientes medidas para afrontar la situación, como la aprobada el 2 de marzo, llamada “Inmigración legal”, que consiste en expulsar de la forma más rápida posible a migrantes en situación de irregularidad, sin embargo, dicha medida sólo afecta a los sectores más desprotegidos.   

Ante tal panorama, la Comisión Episcopal de Migraciones de España – país destino de migrantes- expresa su apoyo a instituciones, entre ellas Cáritas Española, que ofrecen programas de acogida, integración y acompañamiento a refugiados e inmigrantes que llegan a ese territorio.

En un comunicado, explicaron que impulsados por el Papa Francisco, la Iglesia está “dispuesta a colaborar siempre dando respuestas integrales para responder a estos flujos de migrantes y refugiados”, porque los más afectados son los niños y mujeres, expuestos a la trata de personas con fines de explotación laboral, sexual o de extracción de órganos, etc.

También exhortan a los gobiernos atender el fenómenos de la migración con responsabilidad porque “ observamos con inmensa tristeza cómo se están construyendo muros y tomando medidas para impedir el flujo migratorio”. 

Finalmente, señalan que la Iglesia, apoya y colabora con la sociedad para dar respuesta a la situación. Por ejemplo,  las diócesis, congregaciones religiosas, institutos de vida consagrada y asociaciones laicales han impulsado programas de acogida y, sobretodo, de integración.

COMUNICADO

1.- En este año en el que por el impulso del papa Francisco la Iglesia está trabajando de manera especial sobre los problemas de los “menores migrantes, vulnerables y sin voz” queremos manifestar nuestra preocupación sobre las consecuencias  de las recientes medidas que la Comisión Europea aprobó el 2 de marzo pasado  donde se  invita a expulsar de la forma más rápida posible a migrantes en situación de irregularidad, entre los que probablemente se encuentren  niños.

Esta propuesta puede suponer, de hecho, que prime la condición de inmigrante antes que la de ser menor, con lo cual se podrían conculcar los derechos de los menores. De entre las medidas, la más sorprendente es la de prolongar los períodos de detención. Los niños no deberían ser detenidos porque la detención nunca les beneficia. Y hay que recordar que solicitar asilo no es un acto ilegal.

Debemos ver a los menores migrantes – especialmente a los no acompañados – como una oportunidad, “un reto y una esperanza “, no como un problema. Así lo manifestábamos en nuestro Mensaje del 16 de enero de 2017 con motivo de la Jornada de las Migraciones.  También decíamos que “Alguien ha de gritar con ellos y en su nombre” .Por eso pedimos que se les trate como lo que son: personas inocentes y vulnerables por lo que merecen un trato especial.

Insistimos, una vez más, en que los países deben tomar en serio este asunto y tratar el fenómeno de las migraciones con responsabilidad tanto en el origen como en la acogida.  Observamos con inmensa tristeza cómo se están construyendo muros y tomando medidas para impedir el flujo migratorio.  Las Administraciones públicas tienen la responsabilidad de ordenar las corrientes migratorias; pero teniendo en cuenta siempre la protección de los derechos de los más indefensos y vulnerables. No olvidemos que los menores son muchas veces, junto con las mujeres, víctimas inocentes de la trata de personas con fines de explotación laboral, sexual, de extracción de órganos etc.

La Iglesia desea colaborar con la sociedad y caminar junto a estos niños migrantes para dar solución justa a este problema. Para ello cuenta en España con una generosa red de ayuda a estos sectores de la población dentro de las diócesis y de las congregaciones religiosas e institutos de vida consagrada así como de asociaciones laicales. Desde la Comisión Episcopal de Migraciones estamos alentado y apoyando la coordinación de las instituciones eclesiales y su trabajo relacionado con la Infancia y Juventud en riesgo.

2.- Por otro lado, queremos recordar que hace   un año los obispos de la Comisión Episcopal de Migraciones ante el acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y Turquía para devolver a este último país a los refugiados que habían llegado a Europa,  manifestábamos  “el inmenso dolor ante esta y todas las últimas tragedias humanitarias que afectan a emigrantes y refugiados”. Queremos de nuevo recordar   – como dice el Santo Padre – que “detrás de estos flujos migratorios, en continuo aumento, está siempre la inhumanidad de un sistema económico injusto en que prevalece el lucro sobre la dignidad de la persona y el bien común; o la violencia y la ruina que genera la guerra, la persecución o el hambre”. Por eso reiteramos de nuevo el deseo de acompañar como pastores de la Iglesia a las organizaciones eclesiales que trabajan con inmigrantes y refugiados las cuales han hecho pública una nueva Nota el 21 de Marzo, titulada “Un año desde el acuerdo UE- Turquía: pasos en la mala dirección”. En ella han hecho oír su voz en defensa de los derechos de estas personas desvalidas que reclaman con justicia nuestra solidaridad.

3.- Por último, deseamos que se cumplan, cuanto antes, las propuestas que nuestro Gobierno asumió en la acogida de los migrantes, invitándole a una más amplia generosidad en las mismas. La Iglesia, en una labor subsidiaria a la del Estado, está dispuesta a colaborar siempre dando respuestas integrales para responder a estos flujos de migrantes y refugiados. A través de sus instituciones apoya diferentes ofertas de acogida, acompañamiento e integración, como las que especialmente propone la red Migrantes con Derechos (Caritas, Confer, Justicia y Paz y la propia Comisión Episcopal de Migraciones) y la Comunidad de San Egidio con los pasillos humanitarios.

A todos los que impulsados por las palabras de Jesús “Fui forastero y me acogisteis” (Mt 25,35) o movidos por la buena voluntad, trabajan por y con los inmigrantes, emigrantes y refugiados, nuestro sincero agradecimiento. Y nuestra bienvenida de todo corazón a los mismos inmigrantes y refugiados. Sabed que la Iglesia también es vuestra familia y vuestra casa.

Los obispos de la Comisión Episcopal de Migraciones

Madrid, 27 de marzo de 2017

Leer más

Cáritas de Venezuela informa a diócesis de la crisis que afecta a niños y adultos mayores

“Los ancianos perdieron hasta 20 kilogramos de peso a raíz de la falta de alimento” señaló Janeth Márquez, directora de Cáritas Venezuela,  durante su intervención en un encuentro convocado por la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), en el mes de febrero.

El Encuentro Nacional de Delegados Diocesano de Medios tuvo como objetivo fomentar los puentes de comunicación y de redes a nivel nacional en materia comunicacional entre las 26 Arquidiócesis y Diócesis del país venezolano. Por ello, la directora de Cáritas, participó para compartir el trabajo que ha venido realizando la entidad desde el aumento de la crisis en el país.

“En nuestras visitas a las barriadas de las grandes ciudades, donde se supone que por la cercanía con los centros del poder existe mayor atención a la crisis alimentaria, encontramos personas de la tercera (edad) que nos dicen: soy la última persona a la que se le da de comer en casa; preferimos que los niños coman y si queda comemos los adultos”  expresó Márquez.

La directora de Cáritas también presentó en su ponencia el estudio “Línea Basal del Monitoreo Centinela”, donde se realizó, con el apoyo de Cáritas Francia, la Comisión Europea y la Confederación Suiza, un monitoreo en los estados de Distrito Capitas, Miranda, Vargas y Zulia para investigar la situación nutricional en niños menos de 5 años.

Los resultados revelaron que hay 9% de desnutrición aguda y un 18% de desnutrición leve en los estados en el que se realizó dicho monitoreo. Los porcentajes corresponden a la medida de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual, considera el organismo, se debe emitir una alerta en el país.

“Lamentablemente los niños que no se alimentaron bien en los primeros mil días de vida, ya no tendrán la posibilidad de crecer y desarrollarse con normalidad. No podrán estudiar y estarán a merced de cualquier virus, epidemia y enfermedades tropicales”, acotó la directora.

Aunque Márquez enfatizó que la situación aún no se cataloga como hambruna, si se reconoce que el pueblo venezolano se encuentra en una crisis que afecta de manera severa a niños y ancianos.

Por otra parte, la deserción escolar va en aumento y esto “es un pecado social grave. Las cifras oficiales hablan de una matrícula del 98% pero no dicen que el 30% de los niños deserte del sistema educativo, mayormente por falta de comida” explicó.

Cáritas de Venezuela, al tanto de la situación, ha impulsado, a lo largo de todas las diócesis del país, el programa “Ollas solidarias”, que consiste en brindar alimento a cada comunidad, sin embargo, indica Janeth, se tiene “ la conciencia de que es algo temporal”.

Además, ante “la espiral de necesidades”, la directora de Cáritas anunció que la XXXVIII Campaña Compartir se realizará en el marco de la próxima época de Cuaresma, lo que representa “una oportunidad para que la Iglesia lleve esperanzas; que pueda decirles a las personas: vamos a salir de esto”. Eso es evangelizar desde lo social”. 

Leer más

Mexicanos participan en foro convocado por Papa Francisco para buscar respuestas a crisis del agua

En 2014, unas 748 millones de personas no contaban con acceso al agua potable en el mundo. Dos años después, un estudio de Sciences Advances (Los avances de la ciencia), señala que el 66 por ciento de la población mundial- cuatro mil millones de personas- viven sin acceso suficiente de agua fresca durante, al menos, un mes en el año.

El Papa Francisco manifestó desde el inicio de su pontificado, una especial preocupación con respecto a los problemas del “vital líquido” y el cuidado de la tierra; ejemplo de ello es su encíclica Laudato Sí. Por ello, convocó a estudiosos y especialistas del tema los días 23 y 24 de febrero en un foro para que puedan analizar la crisis del agua en el mundo y buscar respuestas.

Entre los invitados se encuentran dos delegados de México, una investigadora y un líder sindical, que participarán en el seminario titulado “Derecho humano al agua”, en el Vaticano. La reunión contará con personalidades como el ministro de Asuntos Islámicos de Marruecos, Ahmed Toufiq; el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Argentina, Sergio Bergman y el cardenal brasileño Claudio Hummes.

“El carácter universal de este derecho a la vida nos compromete y desafía en la construcción de políticas públicas globales, estatales y regionales, indispensables para la existencia y el desarrollo pleno de los pueblos”, indicaron los organizadores de la reunión, en un folleto de presentación.

Organizado en paneles, el seminario abordará tres ejes fundamentales: “Educación para una ecología integral: el desafío del futuro”, “La centralidad de las políticas públicas en la construcción del bien común” y “Ecología integral: la mirada conjunta de trabajadores, científicos, políticos y educadores en la construcción de un liderazgo para una cultura del encuentro”.

Además, se han reservado varios momentos de “diálogo y encuentro”, para que los participantes puedan debatir los temas. Al final todos suscribirán la “Declaración Roma 2017”.

Leer más






Entradas Recientes