Hagamos multiplicar los panes

Dignidad, DDHH y Paz, Vida institucional
29 abril, 2022

Hoy meditamos en nuestra celebración el pasaje Juan 6, 1-15 que conocemos como la Multiplicación de los panes que después fueron condivididos. 

Es un relato que lo vamos a encontrar hasta seis veces en los cuatro evangelios. Lastimosamente, y muy a pesar de su importancia,  no ha tenido consecuencias patentes y palpables en la historia de la humanidad. Millones de pobres, que no tienen qué comer, siguen pasando hambre. Igual a los tiempos de Jesús.


También es cierto que muchos de nosotros, después de leer este relato, seguimos tan campantes con nuestra vida, sin que nos conmueva la generosidad del niño de la economía informal y de subsistencia que puso a disposición de Jesús el trabajo de su familia y lo poco que tenían. Nosotros, cuando mucho llegamos hasta algunas manifestaciones de beneficencia.

El Papa Francisco nos ha dicho, desde su propuestas de la económica de Comunión, que tenemos que ser capaces de influir en la economía mundial para que se organice y gestione de otra manera, porque sencillamente  el sistema económico global está pensado para concentrar la riqueza, cada día más, en menos personas.

Así la desigualdad y la iniquidad, tanto en riqueza como en derechos fundamentales es cada día mayor, siguiendo el camino opuesto al que marca el Evangelio de hoy que no hace sino garantizar el derecho humano a la alimentación ( Derecho a la Cuchara). En el Evangelio hemos puesto nuestras CREENCIAS (ideas, las de Jesús), en el dinero hemos puesto nuestras CONVICCIONES (hechos que orientan nuestro comportamiento, las del dinero). 

Es hora de corregirnos procurando que cada quien pueda dar según su capacidad y recibir según su necesidad y que nadie se coma más platos de los que le tocan. Un buen camino es el de la laboriosidad unido a la austeridad, porque será un gran día cuando podamos hacer más pan con menos harina y la levadura, sin hacer ningún  ruido, de estatura y crecimiento a la Esperanza de tantos. 

Les deseo un día lleno de solidaridad y de gestos que se comparten.

 

Una reflexión de P. Rafael Castillo, Director Nacional de Caritas Colombiana




Entradas Recientes