Las Cáritas de nuestros países de Latinoamérica y el Caribe reprobamos el atentado a nuestra hermana Caritas de Mariúpol, Ucrania, en donde, desafortunadamente, murieron al menos siete personas, entre ellas dos colaboradoras.

Como parte de la familia de Caritas, la noticia nos ha conmocionado, entristecido e impactado. Presentamos al Señor nuestras oraciones por las familias que están pasando por tan duro momento. Para las personas que han partido hacia la Casa del Padre, la victoria de la Resurrección de Jesús. Ahora son para todos nosotros testimonio de entrega y servicio a los empobrecidos y sufridos de su país. Rogamos al Señor para que les conceda el descanso eterno y brille para ellas la Luz Perpetua.