Huellas de Ternura, la caminata de más de 15 mil Kilómetros que atravesó el continente, para sensibilizar a la gente sobre la importancia de criar a los niños con respeto; llegó a su fin este 23 de junio, en Quilmes, Argentina.

En junio de 2018 se inició esta movilización social y ecuménica en Tijuana.

El muro que divide la frontera entre Estados Unidos y México, se convirtió en el punto de partida de una iniciativa que convocó a representantes de organizaciones civiles y eclesiásticas; además de padres de familia, maestros y cuidadores de menores en torno a una necesidad latente en América Latina y El Caribe; si analizamos las estadísticas sobre las dificultades que vive la primera infancia en el continente.

La cometa de colores, símbolo de la Caminata Huellas de Ternura, recorrió diversas ciudades de México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Cuba, República Dominicana, Haití, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Argentina.