Caritas finaliza XVIII Congreso Latinoamericano y del Caribe bajo el lema “Con Justicia y Solidaridad, en la mesa cabemos todos”


25 octubre, 2014

En el municipio de Guarne, Antioquia, Colombia, en la Casa de Encuentros La Rondalla, del 20 al 24 de octubre del 2014,  se reunieron 180 delegados y delegadas de casi todos los países de América Latina, el Caribe, y los Estados Unidos,  para realizar el XVIII Congreso Latinoamericano y Caribeño de Cáritas y el V Encuentro Continental de Pastoral Social.  Los temas presentados como prioritarios, serán revisados en el próximo Congreso que Caritas Internacional realizará en mayo de 2015. 

Participaron también  del encuentro, representantes de Cáritas Internacional y Cor Unum, y las Cáritas de España, Alemania, Francia, Noruega e Inglaterra; así como el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), en la búsqueda de responder al desafío de vivir con entusiasmo y alegría el Evangelio de la fraternidad y la justicia en el tiempo actual de nuestro continente. Para ello se reflexionó y compartiendo la Exhortación Apostólica La Alegría del Evangelio, del papa Francisco.

Al finalizar el Congreso, los delegados constataron como una realidad transversal “la dolorosa y escandalosa pobreza en la que viven millones de personas, cuyos rostros sufrientes, nos llaman a continuar con nuestra diaria labor”.  Esto ha motivado a realizar la gran campaña impulsada por la Red Caritas “Una Sola Familia Humana, Alimento para todos”, que tiene como objetivo terminar con el hambre hacia el 2025.  

La declaración final del encuentro, da cuenta que “Ante la consolidación de modelos económicos que generan un crecimiento desigual y profundizan la pobreza y exclusión de nuestros pueblos, también emergen experiencias de desarrollo sustentable como signos de esperanza en la posibilidad de construir un modelo de desarrollo más humano, participativo e igualitario”. 

En esa línea, se decidió continuar trabajando en la renovación y mayor conciencia de nuestra identidad y espiritualidad como discípulos misioneros al servicio de la  Caridad en la opción por los pobres, como categoría teológica (Cf. EG 198).

También se plantea “Continuar con la reflexión y el compromiso por la construcción de relaciones más equitativas e incluyentes: entre hombres y mujeres, en sociedades con presencia de minorías étnicas, generacionales, entre otras; tal como nos lo propone el papa Francisco en La Alegría del Evangelio”.

Se propone también “Promover una cultura del cuidado de la vida en todas sus formas a través de la gestión del riesgo, la seguridad alimentaria y el compromiso por la construcción de un modelo de desarrollo humano integral y solidario”. 

Otro llamado es a “Continuar fortaleciéndonos en la creación de estrategias para afrontar problemáticas comunes a partir del intercambio de experiencias y el aprendizaje conjunto, con una visión de región y desde la perspectiva de la Iglesia”.

La declaración, fue presentada ante la Asamblea, que la aprobó en un plenario.  

Los grandes temas 

En el último día de trabajo,  los participantes del encuentro, desarrollaron talleres de trabajo sobre las temáticas prioritarias impulsadas por las diferentes Caritas de la Región. 

Es así como  los  delegados reflexionaron en torno a Desarrollo Humano Integral y Solidario; Cuidado de la Creación y Amazonía; Equidad entre hombres y mujeres; Culturas: urbanas, rurales, pescadores artesanales, afrodescendientes y pueblos originarios; Derechos Humanos; Democracia y Paz. 

En materia de Desarrollo Humano Integral, se planteó  la necesidad de plantear la equidad entre  hombres y mujeres como imagen y semejanza de Dios. Junto a ello, se  priorizó como principio la opción por los pobres, del bien común y del  trabajo humano considerado como la clave de la cuestión social. 

Se considera como fundamental, generar el desarrollo de la Doctrina Social de la Iglesia, entender la economía al servicio de los seres humanos, pasar de condiciones infrahumanas a condiciones más humanas, rechazo al modelo económico que generan los “desechados” y “descartados”. 

Se entiende  el desarrollo desde la dimensión económica, social, cultural, política, ecológica y ética y se plantea una apuesta por  la economía solidaria y el comercio justo.

Promover el Desarrollo Humano Sostenible y solidario con el protagonismo de los pobres y excluidos para que los pueblos tengan vida y vida en abundancia. 

Finalmente, se planteó la necesidad de promover la incidencia política y fortalecer el desarrollo solidario . 

El área MAGRE , planteó la necesidad de integrar la Gestión del Riesgo, Desarrollo Sustentable y Cambio Climático como una  Gran marco para la resiliencia. Asimismo, se plantea un enfoque eco-teológico, destacando la “ Creación” como don de Dios y nuestro rol como custodios. Ello lleva a un compromiso humanitario y con el medio ambiente como parte de la misión propia de la Iglesia, para la que nada de lo propiamente humano le resulta ajeno, lo que va de la mano con el compromiso por un tipo de desarrollo más humano, más inclusivo y fraterno, que garantice los derechos y la dignidad humana de toda persona.

Se propuso destacar como temas prioritarios: 

•Medio Ambiente y acciones de respuesta al Cambio Climático

•Protección y defensa de grandes ecosistemas: Amazonía, Corredor Biológico Meso Americano, Caribe.

•Industrias extractivas, intensivas y extensivas

•Gestión del Riesgo y Emergencias.

Sobre  la temática de Migraciones, trata y tráfico humano, se parte de la realidad de que “existen millones de personas que no existen para nadie en el mundo, que se encuentran invisibilizadas”.

Se identifica la necesidad de un diálogo urgente entre todos los actores que abordan este tema. Se plantea la necesidad de generar una coordinación y articulación de redes que permitan un trabajo más efectivo.  Asimismo, se propone promover la sensibilización a la problemática, tanto al interior de la iglesia, como en el ámbito político y social. 

Sobre el eje Equidad entre hombre y mujeres, se propone continuar con la sensibilización sobe el tema aprovechando el material existente y elaborar nuevos para profundizar en el tema. Se plantea la necesidad de fortalecer la reflexión y acción de equidad en todos los ejes pastorales de las Caritas, asimismo se plantea la necesidad de construir vínculos y generar redes de trabajo con otros organismos. 

Sobre el eje Cultura, se propuso  tomar las otras culturas como un elemento enriquecedor, oportunidad para avanzar en el quehacer. Promover el reconocimiento de los derechos étnicos y culturales, de los grupos poblacionales vulnerables (Adultos Mayores, jóvenes, mujeres), fortalecimiento de las identidades culturales y el sentido de la pertinencia, culturas urbanas y suburbanas en el problema de migración y explotación laboral.  Promover el reconocimiento de los derechos de estos grupos y visibilizarlos. 

El eje Derechos Humanos, Paz y Democracia, propuso consolidar el eje regional a través de la implementación de la  guía pastoral de los derechos humanos, considerando que existen distintos niveles a trabajar. Se planteó la necesidad de articular y activar la red pastoral de los derechos humanos en espacios de la sociedad civil y organismos internacionales orientados a la incidencia.

Al cierre del plenario, Mons. José Luis Azuaje, Presidente de Caritas América Latina y el Caribe,  agradeció el  trabajo realizado por todos los participantes y  pidió un voto de confianza para que cada encargado zonal desarrolle  los temas planteados durante los próximos cuatro años. 

El Padre Pedro Hughes, agradeció y reconoció la participación generosa y entregada de todos los participantes que marca un hito en este nuevo momento de Iglesia bajo el liderazgo del Papa Francisco: “Ha sido un evento muy importante en el sentido de que dos instituciones hemos trabajado en conjunto para realizar este Congreso llevado a cabo por Caritas y el Departamento de justicia y solidaridad del Celam”, señaló. 

En tanto, el secretario general de Caritas Internacional, Michel Roy, agradeció la fraternidad vivida durante estos días, por el gran trabajo realizado. “Nuestra identidad nos entrega la especificidad de nuestra labor y nos pone en el centro de la misión de la Iglesia. Juntos podemos y debemos construir otro mundo, somos llamados para eso. Los invitamos a participar en el plan de la Confederación de Caritas Internacional, lo que se llevará a cabo durante los días que vienen en la CORE amplísima. Estamos esperando su contribución para avanzar juntos en los temas de interés. Tenemos el gran desafío de terminar con el hambre en el mundo en la próxima década, para lo cual agradecemos también el apoyo.  Quiero alentarlos a continuar con la misma energía”, puntualizó. 




Entradas Recientes