Caritas es la caricia de la Iglesia a su pueblo


23 octubre, 2014

En la cuarta jornada de trabajo, los representantes de Caritas América Latina y el Caribe, revisaron el Mensaje que el Papa Francisco dio en la Asamblea de Caritas Internacional en mayo de 2013. En la ocasión, el Santo Padre, destacó la importancia de Caritas dentro de la Iglesia. El mensaje fue comentado ante el plenario por la Licenciada argentina, Andrea Sánchez.   

“Caritas es parte esencial de la Iglesia, una Iglesia sin la caridad no existe y caritas es la Institución del amor de la Iglesia, por eso Caritas tiene una doble dimensión: de acción social y mística, metida en el corazón de la Iglesia. Caritas es la caricia de la Iglesia a su pueblo, la ternura, la cercanía”, señaló el Papa.

“Estamos viviendo una época de crisis muy grave, en lo económico, cultural, de fe, en la que el hombre es quien sufre las consecuencias de esa inestabilidad. Hoy día está en peligro la persona humana, la carne de Cristo. Por tanto, el trabajo de Caritas, sobretodo es darse cuenta de esto.  Se ha instaurado la cultura del descarte, el que no sirve se manda a la basura, los niños, ancianos y los marginados, esa es la crisis más seria”, puntualizó. 

En la ocasión, el Papa Francisco destacó que “Caritas no es solo para las emergencias y urgencias, también es importante promover, el desarrollo va de la mano con la promoción. La espiritualidad de Caritas es salir de si mismos, estar al servicio continuo de las personas que viven en vulnerabilidad, es la espiritualidad de la ternura, la maternalidad de la Iglesia”, concluyó. 

Las palabras del Sumo Pontífice, fueron comentadas ante el plenario por la Licenciada Andrea Sánchez, quien resaltó que mediante su mensaje, el Papa “Nos hace este pedido para que transformemos nuestro corazón y convertirnos, llamado estampado en la exhortación apostólica “Evangelii Gaudium”, en la cual nos manda a que “No nos dejemos robar,  está en peligro la carne de Cristo, la persona humana y se ha instalado la cultura del descarte. Nos pide que reforcemos nuestra identidad cristiana frente a las tentaciones que provienen del exterior, frente a la tentación del individualismo, que no nos dejemos robar el entusiasmo en nuestro quehacer, no nos dejemos robar la alegría evangelizadora. No nos dejemos robar la esperanza y dejar de quejarnos y paralizarnos ante la gran cantidad de tareas y necesidades que vemos a diario en nuestro trabajo.  Que no nos dejemos robar la comunidad, que salgamos del encierro que genera el individualismo y mirar lo que hay a nuestro alrededor”.  

Según la licenciada Sánchez,  el Papa señala que la dimensión social de la evangelización debe ser manifestada con palabras, actitudes y experiencias. Esta opción preferencial por los pobres conlleva un anuncio de Dios cercano, amigo que bendice en los sacramentos : “Una iglesia sin caridad no existe”, es la caricia de la madre Iglesia. “Es así, como el Papa señala que la peor discriminación que sufren los pobres es la falta de atención espiritual”, señaló.  

Finalmente, concluyó con la necesidad de aplicar la sabiduría de la progresión en la promoción, “hay que hacer crecer la imagen de Dios en la persona que se ayuda a crecer, un proyecto a largo plazo,  que busca un desarrollo humano integral, alejarse de la caridad a la carta que se remite a tranquilizar las conciencias.  Enseñar a todos a que sean testigos de la ternura de la Iglesia, no solo hacia fuera de la Iglesia, sino también hacia dentro.  Todos estamos llamados a realizar gestos de cercanía que nos permitan generar un lazo afectivo y efectivo, la sensibilidad inclusiva”, puntualizó. 

––––




Entradas Recientes