Palabras en el Encuentro Fundacional de la REMAM Episodio COSTA RICA

CAMEX Costa Rica Emergencia y Cuidado de la Creación
28 febrero, 2020

Creemos que estamos en un momento propicio, un especial tiempo de Dios para la Iglesia en su compromiso por recrear la opción preferencial por los pobres y su compromiso por el cuidado de la Casa Común. Estamos en un momento propicio para la Iglesia ante situaciones tan contundentes como lo es la crisis socio ambiental y debilidad de los procesos de democracias reales para analizar con fervor y recuperar un nuevo impulso para nuestro compromiso pastoral, asumiendo la variedad de los dones y la unidad de su camino a través de la creación y consolidación de redes eclesiales. Porque esta es la pregunta fundamental de todo proceso pastoral: ¿Cómo construir un camino que nos dé identidad, a partir de la comunión de los dones y carismas, para realizar compromisos reales?

Solo si logramos contestarnos este interrogante podemos ser hoy y mañana camino y signo de genuina esperanza para quienes esperan de los que miramos la Encarnación del Hijo y a su Iglesia como los acontecimientos que hacen cercano el Reino de Dios.

Para lograr esto necesitamos que todo este esfuerzo de la REMAN se caracterice por la oración, la reflexión y la comunión como pilares claves que nos garantizarán que nuestros diálogos serán realmente privilegiados, llenos de recíproca simpatía y de un profundo entendimiento. Si le damos espacio a esto es posible que nuestro caminar sea el lugar donde las riquezas y los dones de todas y cada una de las organizaciones nos armonicemos en la catolicidad, para que como Iglesia manifestemos de modo cada vez más elocuente el misterio de sacramento de unidad.

Todo este proceso de programación pastoral, encuentra su inspiración en dos grandes aspectos: el mandamiento nuevo del amor y el de la comunión eclesial (koinonía). “…si faltará la caridad (ágape), todo sería inútil…La caridad es …el corazón de la Iglesia…”(N.M.I:,42). Y la comunión es la “que encarna y manifiesta la esencia misma del misterio de la Iglesia…”(N.M.I.,42); y hace “de todos nosotros un solo corazón y una sola alma”(N.M.I.,42). Por eso es que todo este esfuerzo es expresión del ser mismo de la comunión y diakonía de la Iglesia.

 Para responder a las tantas esperanzas que tantos tienen fijados en nuestros organismos es importante que todos nuestros esfuerzos pastorales ayuden a seguir construyendo la Iglesia como “la casa y la escuela de la comunión”(N.M.I.,43). Esto es una premisa clave: antes de plantear cualquier tipo de iniciativa concreta “debemos promover una espiritualidad de la comunión.”(N.M.I.,43).

 

Desde nuestras redes por la Ecología Integral asumimos que:

 

  1. Son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres y el compromiso con la sociedad y la paz. (LS10)
  2. Que cualquier criatura es nuestra hermana, y estamos unidos a todo el macrocosmos con lazos de cariño. (LS11)
  3. Asumimos hablar el lenguaje de la fraternidad y de la belleza para no corrernos el riesgo de entrar en el esquema del dominador, explotador incapaz de poner límites a sus intereses. (LS11)
  4. Si estamos íntimamente unidos a todo lo que existe, la sobriedad y el cuidado brotarán espontáneamente. La opción por la pobreza y la austeridad como estilo de vida no es para nosotros una ascesis, sino la renuncia a convertir la realidad en mero objeto de uso y dominio. (LS11)
  5. Y asumimos que la naturaleza es el libro en el cual Dios nos habla y nos refleja algo de su hermosura y de su bondad. (LS12)
  6. Proponemos un pensamiento, una política, un programa educativo, un estilo de vida y una espiritualidad que conforman una resistencia ante el avance de un estilo de desarrollo basado en el paradigma tecnocrático. (LS111)

 

Que el Señor nos ayude a llevar a buen puerto todo este esfuerzo de comunión y participación que hemos iniciado con la REMAN Costa Rica.

 




Entradas Recientes