Mensaje con motivo del Día Internacional de la Mujer 2022

Vida institucional
8 marzo, 2022

MENSAJE PRESIDENTE DE CARITAS AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE Y CARITAS DE VENEZUELA EN EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Cada 8 de marzo felicitamos a todas las mujeres en su día, pero considero que es de mayor sentido el dar con gratitud un vivo reconocimiento por la presencia activa de la mujer en la sociedad, en la familia, en la Iglesia, en las instituciones y en nuestros pueblos. El Papa Francisco lo ha sintetizado en pocas palabras: “La Iglesia reconoce el indispensable aporte de la mujer en la sociedad, con una sensibilidad, una intuición y unas capacidades peculiares que suelen ser más propias de las mujeres que de los hombres” (EG 103). Tres elementos característicos en una mujer: su sensibilidad ante la realidad en la cual se alegra o sufre, su intuición al percibir hechos y acontecimientos de forma diversa, siempre en el marco de la esperanza y ternura, y las grandes capacidades para la construcción de la sociedad y de la humanidad desde una perspectiva más cercana a la belleza, el bien y el orden.

La mujer es sembradora de esperanza desde situaciones tantas veces injustas: la pandemia como desafío nos ha mostrado esta realidad. Las diferentes motivaciones y formas de lucha de la mujer para sostener la unidad y el bienestar de su familia; la complejidad del mundo laboral que exige cada día mayor profesionalización y requerimientos tecnológicos a lo que la mujer ha apostado con su formación académica; su presencia en el complejo mundo social de la política, la economía, la cultura y de los medios tecnológicos de comunicación; su inserción en las comunidades habitacionales de los pueblos, de las barriadas, de las periferias, que animan transformaciones y conquistas sociales, sus responsabilidades en la Iglesia y en Caritas; ante esta presencia y compromiso es propicio hacer referencia lo expresado por el Papa Francisco: “el genio femenino es necesario en todas las expresiones de la vida social” (id).

La sociedad, las políticas públicas, las leyes y la misma Iglesia tienen grandes deudas con la mujer, porque aún no se le reconoce el sitial que por justicia deberían tener en el amplio plano de su participación en la sociedad y en la Iglesia, donde “es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más inclusiva”. “La mujer es corresponsable, junto con el hombre, por el presente y el futuro de nuestra sociedad humana” (Aparecida, 452).

La presencia de la mujer en Caritas es fundamental y genera grandes esperanzas, porque no se trata solo del quehacer cotidiano, sino también de darle un nuevo sentido a la labor caritativa, a través de la ternura y de una visión enfocada cada día más en la responsabilidad por el otro que sufre, por quien es descartado por las injusticias que vive en la realidad. Mirar de otra forma, obrar con delicadeza y firmeza, vivir la entrega hasta el heroísmo de llegar a donde otros no llegan, principalmente al corazón de los necesitados, son formas de hacer presente el amor de Dios en realidades dolorosas y frágiles.

María, la Madre de Jesús, nuestro hermano, amigo y salvador, acompañe a todas las mujeres en su día; que sea ella la confidente, la que escucha el clamor de tantas mujeres vulneradas en sus derechos y en su dignidad, pero también la que las acompaña en el trabajo y los esfuerzos para lograr un mundo mejor, una sociedad más fraterna, una familia virtuosa, una Iglesia al servicio de los pobres y una Caritas que testimonie la misericordia de Dios.

Maracaibo, 8 de marzo de 2022.

+José Luis Azuaje Ayala
Arzobispo de Maracaibo.
Presidente de Caritas América Latina y El Caribe
y de Caritas Venezuela.


Archivo

Descarga archivo asociado


Entradas Recientes