Mensaje a las Cáritas Nacionales de América Latina y El Caribe


26 noviembre, 2013

Muy apreciados hermanas y hermanos.

Estamos a pocos días del lanzamiento mundial de la Campaña “Una sola familia humana, alimentos para todos”. El Derecho a la alimentación, que ha sido promocionado por Caritas internationalis componente primario y fundamental de esta campaña que hemos estado diseñando a nivel regional en distintos encuentros, especialmente en la Conferencia Regional celebrada del 9 al 16 de junio de este año en Caracas, así como la reunión de la Comisión Regional Ampliada celebrada en Lima al inicio de este mes; no es por tanto, una campaña ajena a nuestra región, sino que forma parte integral de nuestro plan regional para el año 2014 y 2015.

Como es sabido por todos ustedes, muchos pueblos sufren dramáticas situaciones de pobreza cuyo primer signo es la falta de una adecuada alimentación y en algunos casos la carencia total de ella. Y no solo signo de carencia, sino también de inequidad, pues lo que falta a muchos lo desperdician otros. De esta realidad no escapa nuestra región. Encontramos signos desafiantes que interpelan el obrar de la Iglesia y por lo tanto de nuestra institución. La Campaña es una gran oportunidad para obrar de manera sistemática y con objetivos comunes en todos nuestros países, lo que implica un signo de comunión y de testimonio fraterno.

Jesús se nos ha regalado como Pan vivo bajado del cielo, ha querido quedarse a través del pan y el vino transformado en su Cuerpo y Sangre; quiso hacerlo en una cena; pero antes multiplicó los panes y los peces, y mandó a sus discípulos: “denles ustedes de comer”. Estos gestos de Jesús son más que suficientes para sentir la necesidad de asumir este gran reto: apropiarse de la campaña, hacerla presente en todas las instancias eclesiales y en los organismos de decisión del Estado, del mercado y de la sociedad civil.

Institucionalmente en la región la campaña tiene un puesto de relevancia en nuestro plan operativo, la hemos ubicado en el área de vida institucional, apartado tres, con la finalidad de crear la ruta de la campaña en el 2014. Deseamos que en los planes operativos de cada Cáritas en la Región pueda ser asumida, enriqueciéndola con los elementos culturales y los procesos de identidad de cada país; esto no desnaturaliza la campaña, sino por el contrario, la enriquece. La idea base que está en el transfondo es que aunque esté diseñada como una campaña, se transforme en un proceso para ser asumida en años venideros, por eso hemos querido que su concepción esté dada en función de un “eje transversal” que abrigue todos las áreas contenidas en el plan.

Queridos Hermanas y hermanos, el Papa Francisco, quien nos dará un mensaje inaugural el 10 de diciembre,  nos ha dicho que hay que “salir a experimentar nuestra unción, su poder y su eficacia redentora en “la periferia” donde hay sufrimientos”; la periferia no es solo un lugar, un espacio, sino también “carne”, “humanidad”, la periferia es el pobre, el que ha sido marginado, el que no cuenta y que tantas veces es categorizado como “sobrante” (DA 65). Es a ellos a quienes nuestras Caritas sirven y están dedicados los esfuerzos mutuos en la región. En el rostro de estos hermanos y hermanas encontramos el rostro de Dios.

Muchos de ustedes se preguntarán ¿qué hacer? El Cardenal Oscar Rodríguez Madariaga, Presidente de Caritas Internationalis, en su carta dirigida a toda la Confederación con fecha de 18 de noviembre, ha señalado una serie de posibles actividades para ser asumidas por algunas instancias eclesiales, consideramos que es un valioso elenco que abre muchas posibilidades de servicio en torno a nuestra campaña. Igualmente en nuestra región realizaremos en octubre del próximo año, en Colombia, nuestro XVIII Congreso Latinoamericano y de El Caribe, pero antes se harán en todas las zonas los llamados “congresitos” o “colombianitos”, que están revestidos del tema de la Campaña con el slogan: “Solidaridad fraterna, en la mesa cabemos todos”; será un espacio para el estudio, la toma de conciencia sobre el problema y la búsqueda de líneas de acción.

Como primer paso les invito a todos a participar en la ola de oraciones que va a marcar el lanzamiento de nuestra campaña el día 10 de diciembre 2013 (Día de los DDHH, y así recordarnos, que tener alimentos suficientes y adecuados es un derecho humano).

Todas las Caritas, desde las parroquiales hasta las nacionales, y si pueden invitar a otras organizaciones amigas en le fe, en la esperanza y los esfuerzos por la justicia social, a hacer un momento de oración durante el medio día en su país, en cada país, orando y reflexionando sobre el hambre y la pobreza, que son sufridas por millones de hijos e hijas de Dios, y que es sin duda una de las mayores violencias contra la dignidad humana.

Queremos que todas y todos tomemos conciencia sobre el derecho a la alimentación, y pedir más compromiso a todos nuestros líderes políticos para que se incluya este derecho en el marco legal de todos  nuestros países.

Les invito a que empecemos por participar y comprometernos con esta jornada de oración. Esta será la luz, la señal fuerte de que esperamos a nuestro Salvador, y de que El nos invita a unirnos, a comprometernos para con los pobres, poniendo un énfasis particular en el paso firme y decidido para erradicar el hambre, haciendo que haya alimentos para todos.

Para esto les hemos estado y les seguiremos enviando varios materiales que pueden encontrar en el BAOBAB de Caritas Internationalis (red interna) o pedirla al referente para comunicación de la región, Alberto Arciniega, o al secretariado de Caritas Internationalis, en la persona de Alfonso Apicella o Michelle Hough.

La ola empezara en Samoa a medio día y dará la vuelta al mundo, para terminar en Roratonga (otra isla del Pacifico) a mediodía. Esto solo posible por la diferencia horaria.

Es sumamente importante que documenten sus actividades con fotos, videos y comunicaciones y que las envíen a los medios y al Secretariado General en Roma, por medio de sus comunicadores.

Les animamos, pues, a asumir con mucha esperanza esta Campaña que constituye un reto para toda la Confederación y nos ayudará a valorar lo que tenemos en común: nuestra fe en Jesucristo, muerto y resucitado, que nos ha dejado su Espíritu para obrar la caridad en medio de nuestras realidades.

Que la Santísima Virgen de Guadalupe nos acompañe en este peregrinar y sepamos ser como ella, testigos de su Hijo y animadores del amor que Él nos dejó.

En la fe y la amistad,

 

+José Luis Azuaje Ayala.

Obispo de Barinas (Venezuela).

Presidente de Caritas América Latina y El Caribe.


Pbro. Francisco Hernández.

Coordinador Regional de Caritas América Latina y El Caribe.




Entradas Recientes