Mensaje de la Red Clamor al Puebla Santo de Dios que peregrino en América Latina y El Caribe


28 septiembre, 2020

EN EL MARCO DE LA 106 JORNADA MUNDIAL DEL MIGRANTE Y DEL REFUGIADO

27 DE SEPTIEMBRE DE 2020

«Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto. Quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo» (Mt 2,13)

Desde 1914 la Iglesia celebra una jornada mundial para reflexionar sobre las realidades que viven las personas migrantes y refugiadas. La Jornada del Migrante y el Refugiado es la más antigua de la Iglesia católica.

Este año aborda el tema: “Como Jesucristo, Obligados a huir. Acoger, proteger, promover e integrar a los desplazados internos”.

El Papa Francisco propuso el tema de esta Jornada desde su propio conocimiento de la realidad de sufrimiento y dolor de tantos migrantes en el mundo, principalmente en América Latina y El Caribe: “son miles de miles las personas que han debido huir de su tierra natal para ir a otros lugares en búsqueda de un mejor tenor de existencia y hasta salvar sus propias vidas”.

El Santo Padre en su Discurso a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede reconoció la situación de desprotección de las personas desplazadas: “lamentablemente, no existe todavía una respuesta internacional coherente para afrontar el fenómeno del desplazamiento interno, debido en gran parte a que el mismo no tiene una definición internacional concordada, puesto que acontece dentro de los límites nacionales. Como consecuencia, los desplazados internos no siempre reciben la protección que merecen y dependen de la capacidad de respuesta y de las políticas del Estado en el que se encuentran”1.

Las Orientaciones Pastorales sobre Desplazados Internos, elaboradas por las Sección Migrantes y Refugiados del Dicasterio al Servicio del Desarrollo Humano Integral señalan como causas del desplazamiento interno los conflictos armados, la violencia generalizada, las violaciones a los derechos humanos y catástrofes naturales2.

Asimismo añaden que “los gobiernos y los actores del sector privado, incluidas las milicias privadas, los grupos extremistas y las empresas multinacionales, son, a veces, responsables de la apropiación, planificada o arbitraria, de ciertos territorios”3, lo cual genera desplazamientos forzados

Las organizaciones que conformamos la Red CLAMOR denunciamos que en la actualidad son miles las víctimas de los conflictos armados, de los poderes del narcotráfico y otras formas de organizaciones criminales, como las maras y pandillas, el uso de las fuerzas de seguridad pública para intimidar, hostigar, reprimir, desaparecer y matar.

La migración forzada y los desplazamientos internos están asociados a causas estructurales, a un sistema socio económico, político y cultural que empobrece y excluye a las grandes mayorías, generando en las comunidades violencia, tráfico y trata de personas, prostitución, Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes – ESCNNA-, la venta de órganos, el turismo sexual, la pérdida de la cultura originaria y de la identidad (idioma, prácticas espirituales y costumbres), así como la criminalización y asesinato de líderes y defensores del territorio.

Desde una mirada con el enfoque de Ecología Integral los atentados contra la naturaleza tienen consecuencias contra la vida de los pueblos.

Latinoamérica y El Caribe ofrecen ejemplos de desplazamiento forzado interno a causa de las catástrofes naturales (huracanes y terremotos), pero también sequias e inundaciones, incidentes con residuos tóxicos en aires, tierra y mar, como el de Brumadinho en Brasil.

La Amazonía hoy es una hermosura herida y deformada, un lugar de dolor y violencia.

Todo eso genera el desplazamiento forzado de pueblos indígenas, campesinos y ribereños expulsados de sus territorios a las zonas más pobres y peor urbanizadas de las ciudades4.

¡Cuánta sangre inocente de hombres y mujeres, mártires de la fe, fue y es derramada en estas tierras americanas, en la búsqueda de justicia y paz y en contra de estos “poderes de muerte”!

Ante la desprotección, miedo e incertidumbre en que viven miles de personas desplazadas, así como Jesús y sus padres vivieron en la huida a Egipto (cf. Mt 2,13-15.19-23), la Iglesia este año nos invita a acercarnos a las personas desplazadas para conocer y comprender, hacerse próximo para servir, escuchar para reconciliarse, compartir para crecer, involucrar para promover, colaborar para construir.

Y una vez más, hacemos un llamado a todos los bautizados y bautizadas, a las parroquias, a las comunidades cristianas y organizaciones eclesiales a ACOGER, PROTEGER, PROMOVER e INTEGRAR a los migrantes, desplazados, refugiados y víctimas de trata.

Del mismo modo debemos combatir todo tipo de estereotipos y prejuicios que favorecen la xenofobia, la discriminación y la exclusión.

Exigimos a los Gobiernos de América Latina y El Caribe garantizar la dignidad y los derechos de las personas en Movilidad, evitar las deportaciones masivas y facilitar los procesos de regularización, sobre todo de las personas que fueron obligadas a huir de sus países. Subrayamos con el Papa Francisco que no es cristiano quien se empeña en construir muros en vez de Puentes.

Anhelamos que todos, un día, podamos vivir según lo pedido por Dios en Levítico: “Si un hermano tuyo se empobrece y no se puede mantener, lo sustentarás como al emigrante o al huésped, para que pueda vivir contigo” (Lv 25, 35).

Que todos seamos capaces de confirmar la presencia y amor de Cristo en el camino de las personas desplazadas.

Firman las organizaciones que integran la Red CLAMOR

 

__________________

1Francisco, Discurso a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa, 9 de enero de 2020.
2Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Principios Rectores de los Desplazamientos Internos, Nueva York 1998, Introducción, 2. Esta definición se cita en ACR, 50.
3Sección Migrantes y Refugiados, Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, Orientaciones Pastorales sobre Desplazados Internos, Ciudad del Vaticano, mayo de 2020.
4Documento Final del Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica, Boletín Sala de Impresión de la Santa Se, n 0821, Ciudad del Vaticano, 26 de octubre de 2019.



Entradas Recientes