Cáritas Honduras cumple 60 años promoviendo justicia, solidaridad y desarrollo


5 marzo, 2019

Un día como hoy hace sesenta años, Monseñor Evelio Domínguez, considerado el padre de la acción social de la Iglesia en Honduras, firmaba el decreto episcopal que creaba a la Cáritas Honduras.

Cáritas Honduras, fue reconocida civilmente e inscrita en el Registro de Organizaciones civiles del Ministerio de Gobernación y Justicia el 29 de enero de 1969.

 

Desde sus inicios Cáritas ha mantenido la atención a los más necesitados, pasando por diferentes etapas: Asistencia, Promoción y desarrollo comunitario mediante diversas modalidades.

Fiel a ese mandato, Cáritas asumió su ser y quehacer, al servicio de la caridad y la justicia, teniendo como finalidad: “lograr la paz, la justicia, el amor y el bien común de los más pobres e indefensos de la sociedad hondureña”.

Por su estructura nacional y social juega un papel importante en la atención de los grandes desastres nacionales, y en los períodos cíclicos de inundaciones y sequías en diversas partes del país, pero su labor no se dedica únicamente a lo asistencial en momentos críticos, sino en un trabajo permanente de formación, apoyada en una espiritualidad de cercanía, acompañamiento y ternura como lo ha mencionado el Papa Francisco.

Actualmente su Director Ejecutivo, el Padre Germán Calix destaca que es importante “esforzarse para dar testimonio evangélico de salvación, caridad y justicia y apoyar la organización de los pobres para que sean protagonistas de su propio desarrollo y no sujetos pasivos de programas de asistencia”.

Por su parte, Hermana Ludmila García define a la institución como un organismo con una identidad con clara conciencia eclesial y vinculada al ministerio de los obispos. “No somos profesionales de la Caridad, no somos una ONG, somos un institución al servicio de la caridad y a la justicia”, expresa la religiosa.

Cáritas Parroquiales

Actualmente existen 107 Cáritas Parroquiales en el país, localizadas en 7 diócesis y tienen la importante tarea de afianzar la espiritualidad en sus acciones pastorales e irradiar la caridad y la justicia en sus comunidades.

Visión

Queremos una Iglesia en conversión continua que sea testigo de Jesús en el mundo, compañera de camino de las personas más pobres, samaritana, profética y pascual, que incida en los procesos históricos de transformación para hacer presente el Reino de Dios.

Como Iglesia contribuiremos para que nuestros países cuenten con sociedades solidarias, justas, democráticas pluralistas y participativas, donde cada hombre y mujer tengan una vida digna, satisfechas sus necesidades básicas, cuiden y usen sosteniblemente los recursos de la creación para el bien común.

Misión

Animar, a la luz del Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia, el proceso de transformación de la realidad de nuestro pueblo, con el protagonismo de los pobres y excluidos, para construir, en armonía con la creación una sociedad justa, fraterna y solidaria, signo del Reino de Dios”

Espiritualidad

Para muchos la palabra espiritualidad significa algo inútil, alejado de la vida real porque lo que interesa es lo concreto y práctico, lo material. Sin embargo el espíritu de una persona es algo valioso pues indica lo más hondo y decisivo de su vida: la pasión que la anima, su inspiración última, lo que contagia a los demás, lo que se aporta al mundo.




Entradas Recientes